En función del objetivo -dinero en efectivo, devolución de recibos, tarjetas gratis o transferencias gratuitas- la banca ha construido auténticos trajes a medida, estas son las cuentas nómina a medida.

Las cuentas nómina son las estrellas en el gran escaparate de ofertas de la banca española. Los ahorradores tienen más que nunca para elegir entre una gama de productos tan amplia como diferente y original. Las entidades compiten para atraer nuevos clientes con ofertas cada vez más competitivas cuya rentabilidad supera la media del mercado en un escenario de tipos de interés cero en Europa que aún puede durar muchos trimestres.

El resultado es que hay cuentas nómina que se adaptan a cada perfil del ahorrador. Dependiendo de lo que se busque -dinero en efectivo, devolución de una parte del importe de los recibos, tarjetas gratis o transferencias gratuitas- la banca ha construido auténticos trajes a medida. La otra cara de la moneda es la letra pequeña de estos productos, que en algunos casos esconde condiciones que pueden cuestionar su atractivo.
-¿Quién da más? Los dos grandes grupos financieros españoles han apostado por la bonificación en efectivo. El Plan Conecta de BBVA se ha puesto al frente del mercado en esta modalidad. Ofrece una remuneración de 20 euros al mes (240 euros al año). A cambio exige la domiciliación de unos ingresos mensuales de 600 euros, en la banda más baja y asequible del mercado. Es la oferta sin letra pequeña por excelencia. Openbank, el banco ‘online’ del Grupo Santander, remunera a sus nuevos clientes con 100 euros. Hay que tener en cuenta que el abono en efectivo tiene el tratamiento fiscal de rendimiento del capital mobiliario dinerario y tiene una retención fiscal del 19,5%. Ninguna de las dos entidades la repercute a sus clientes.
-Devolución de recibos. Asumir una parte del importe de los recibos es una reclamo clásico de la banca para ganar clientes. Banco Sabadell, Banco Santander y Openbank son los más agresivos en este segmento. El primero de ellos devuelve el 3% de los recibos de luz, gas, teléfono fijo, móvil e Internet domiciliados con un límite de 240 euros euros al año (es la misma cantidad que BBVA ofrece en efectivo) con un límite de 20 euros mensuales.
-Permanencia. El grueso de las entidades no obliga a un período mínimo de permanencia para que los ahorradores puedan beneficiarse de las ventajas de las cuentas nómina. Pero hay excepciones. Es el caso de Openbank, que exige un compromiso de mantenimiento de la nómina, pensión o ingreso mensual durante al menos 12 meses.
-Para todos los públicos. Las cuentas nómina se pueden contratar desde importes muy asequibles que en su banda más baja y mayoritaria se sitúan en los 600 y los 700 euros. No obstante algunas cuentas de alta remuneración como la de Bankinter sube el listón hasta los 1.000 euros, como Banco Popular.

Fuentes “La Expansión”